Acechó a los asesinos de su hija por todo México, uno a uno

Armada con una pistola, tarjetas de identificación falsas y disfraces, Miriam Rodríguez se convirtió en un escuadrón de detectives que desafiaba a un sistema en el que suele prevalecer la impunidad criminal.

from NYT > Top Stories https://ift.tt/347ImCp
https://ift.tt/eA8V8J